Català CA Español ES

¿Qué consecuencias tiene hacer una actividad sin estar dado de alta?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Qué ocurre si nos ‘pillan’ trabajando sin el alta en autónomos

La multa a la que se expone un trabajador que no está dado de alta como autónomo oscila entre los 300 y los 3000 euros.

A parte de estar dado de alta en hacienda (A.E.A.T.) como actividad económica, se debe estar dado de alta en la T.G.S.S. en el régimen especial de autónomos.

Respecto a A.E.A.T se deberán de declarar todos los impuestos que por razón de la concreta actividad económica se deban de liquidar (alquileres, pagos a cuenta IRPF, IVA…).

Respecto a T.G.S.S. se deberán abonar las cuotas mensuales que por la base de cotización elegida te pertoquen. Hay que tener en cuenta las bonificaciones disponibles, sin olvidar que hay actividades profesionales las cuales no están obligadas a estar de alta en T.G.S.S. por tener un sistema de previsión alternativo.

Una de las consecuencias de la crisis económica ha sido el aumento del número de trabajadores pertenecientes al colectivo de los autónomos. En este sentido, las personas que se decantan por el autoempleo han de saber que están obligados a darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos ya que de lo contrario estos profesionales se exponen a sanciones concretas.

Los autónomos se han de dar de alta en el RETA antes de los 30 días siguientes al inicio de su actividad pues si se comienza esta sin estar dado de alta se considera una infracción grave. En concreto, el autónomo que cometa este tipo de infracciones deberá hacer frente a una multa de entre 300 y 3.000 euros aproximadamente. Del mismo modo los autónomos deberán abonar la cantidad correspondiente de las cuotas a la Seguridad Social, el recargo del 20% que conlleva el pago fuera de plazo y los intereses que se hayan generado a partir de la deuda contraída anteriormente.

También se debe tener al día el pago de la cuota regular de autónomos a la Seguridad Social, pues la normativa también establece distintos tipos de sanciones por el retraso de este procedimiento. Así, los autónomos que se retrasen en el pago de la cuota, aunque sea sólo un día, tendrán que pagar un recargo del 20% del importe de la misma. La aplicación del recargo también sería de un 20% si se abonase el pago dentro del plazo establecido en la reclamación de la deuda.

La contabilidad «B» de los autónomos

Esta falta de pago por parte de los autónomos pone de manifiesto un problema de calado en España, como es la economía sumergida que se mueve en el país. Así, el portal de búsqueda de empleo Infojobs ha realizado una encuesta entre sus usuarios y ha establecido que el pasado año el 19% de los inscritos que se reconocen desempleados realizaron algún trabajo por el que le pagaron en negro.

Al trasladar esta misma pregunta a los usuarios que actualmente ya tienen un empleo o trabajan como autónomos, un 10% declaró haber recibido ingresos en negro en 2014 y que estos ingresos supusieron un 24,5% del total de su salario. Del mismo modo, el 66% de los candidatos de este portal de internet que cobraron en B aseguró que la empresa para la que realizaron estos trabajos solo les ofreció esta posibilidad, mientras que un 20% admitió que aceptó este tipo de salario irregular para completar su salario principal.

Esto no tiene otra causa en la fuerte presión que impositiva y obligacional que recae sobre los autónomos, lo cual provoca que todo aquel que no le salgan los números le tiente la ilegalidad, sin pensar en las graves consecuencias que esto puede tener.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La página web aún está en fase de construcción. Seguramente habrán secciones que no podrás acceder. Sentimos las molestias.